Magdalena Zavalía Miguens, Literacy Leader (Leer en Español También)

Magdalena Zavalía Miguens, Literacy Leader (Leer en Español También)
Stephanie Huie

En Español

Magdalena Zavalía Miguens is the co-founder of Intelexia, a company that develops literacy programs for Spanish-speaking children, including those at risk of having reading difficulties. She co-authored Aprendo Leyendo, a Spanish reading curriculum and instructional pedagogy based on the PAF Reading Program, which is research-based and incorporates explicit, multisensory practices. Since its launch in Buenos Aires in 2016, the program has been implemented by more than 400 teachers in 80+ schools to serve 10,000 students in Argentina. Ms. Zavalía was inspired to leave her career in law to become a social entrepreneur after she saw how her two children with dyslexia began to thrive once they received PAF reading instruction at The Windward School. Ms. Zavalía is a member of the Board of Trustees at Windward and a member of the Haskins Global Literacy Hub.  

Your reading program, Aprendo Leyendo, is for all children who are beginning to read, but it is also effective for teaching children with language-based learning disabilities how to read. How did you first become introduced to reading disabilities like dyslexia?  
When my middle son was in first grade, I noticed that reading was a big effort for him, and school was not going smoothly. He would read the word “cat” and decode it with such effort, and then start all over again with the next word. Seeing how hard reading was for him, I had that gut feeling as a parent that something was wrong. Through a friend’s recommendation, I took him to see Alice Cohen, a private tutor and teacher at The Windward School, and she encouraged me to seek an official dyslexia diagnosis. 

Once your first son enrolled at Windward, you quickly engaged in many of the reading, writing, and language classes offered through The Windward Institute (formerly the Windward Teacher Training Institute). What motivated you to participate in these courses, and what did you take away from those experiences?  
I had no clue that reading doesn’t happen easily for everyone. I never recalled reading being a big effort for me, and that was the case for my oldest son, too. But knowledge is power, and the only way I felt I could make informed decisions for my children and advocate for them was to really understand my two children who struggled with reading. I just wanted to understand how my sons learned and why reading was difficult for them. I took the expository writing class first, and it was eye-opening. That was the first time I learned that there was a whole body of science behind effective writing instruction and research-based training for teachers. I was puzzled that there is so much evidence showing that this type of instruction is beneficial for not only kids with learning disabilities but also kids who do not have great difficulty with reading, yet the science did not translate to most mainstream classrooms.  

Knowledge is power, and the only way I felt I could make informed decisions for my children and advocate for them was to really understand my two children who struggled with reading. 

Your background and career at this point was in law, but you decided to redefine your professional path to focus on promoting literacy for children who struggled with reading. Can you share what triggered this change for you to switch from law to education, specifically reading?  
Through The Windward Institute courses I was taking, I understood that everyone, not just children with learning disabilities, needs proper reading instruction. But the problem was that most children were not receiving it. I felt anger that there was a clear solution—training teachers appropriately in research-based instruction—but it was just not universally implemented. I saw Windward’s evidence-based instruction was transformational for my kids, which made me wonder, “What’s happening to everyone else?” When I looked at how the entire continent of South America followed whole language instruction—which is not research-based and has very little effectiveness—and had low reading scores compared to other countries in the world, I was outraged. After researching the availability of evidence-based reading programs in Spanish for Spanish-speaking children, I found nothing. I was certain I wanted to at least try to bring this type of reading instruction to the Spanish language and to South America. 

With this passion to create a new Spanish reading program, where did you begin? 
In the spring of 2015, I was taking The Windward Institute’s Multisensory Reading Instruction course. I approached Phyllis Bertin, the course instructor and co-author of the PAF reading program, to ask if she would author a PAF-based literacy program in Spanish with me, and she said yes. Along with my cousin, Clara Zavalía, it was really fun and interesting work to create the materials for our program, Aprendo Leyendo, and to co-found the company, Intelexia. We created a group of teachers in my home country of Argentina who would pilot everything that Phyllis and the team wrote in three independent schools that allowed us to use draft copies of our materials. Every Friday, we would have a video call with the pilot teachers so they could give us feedback, and Phyllis would in turn train them. It took three years to write the program, pilot it, improve and refine it, and learn about the education system, before we finished Aprendo Leyendo in the beginning of 2018.  

The Aprendo Leyendo program is now being taught across Argentina to more than 10,000 students. A report by Haskins Laboratories stated that 88% of teachers who were trained and who implemented the program believe their students are learning to read better than before. By all accounts, the reach and effectiveness of the program are evident markers of success. What’s next for Intelexia? 
We are in this for the marathon, and we hope to change the hearts of policymakers to stick with proven educational policies that really work in the classroom. We also hope to expand to the entire country of Argentina, as we are currently in 7 out of 20 provinces. Eventually, we want to reach all of Latin America.  

Reflecting back on your journey from being a mother grappling with two of her sons having dyslexia to recently speaking to thousands of international policymakers and educators as a literacy leader yourself, what are you most proud of so far in your role as an advocate for children’s literacy? 
In 2019, I spent a lot of time in Argentina and visited the schools using our program. Watching the children work with our materials and seeing teachers thrive made me incredibly happy. I was so proud of the teachers and our team. I am happiest when I get to see Aprendo Leyendo in the classroom. 

Do you have words of wisdom to fellow parents of children with dyslexia so that they, too, can be engaged in their children’s personal development and well-being? 
Just learn. Understand how your child learns and make sure you are a strong advocate. Your child should have the same opportunities to reach their potential as every other child. I admire teachers so profoundly, so I believe that in your parent-teacher relationships it’s best to be humble and respectful but firm in supporting your child. Being a bulldozer parent does not work. I’d also say encouraging the strengths of your child and finding areas in school or outside of school for your child to shine is really important. When school is hard, it is frustrating, so working to find something your child can feel pride in and where they feel like a rockstar gives balance.  

Understand how your child learns and make sure you are a strong advocate.


En Español (In Spanish):

Magdalena Zavalía Miguens, Líder en alfabetización en el mundo hispanohablante 

Magdalena Zavalía Miguens es cofundadora de Intelexia, una empresa que desarrolla programas de alfabetización para niños de habla hispana, incluyendo aquellos en riesgo de tener dificultades para leer. Es coautora de Aprendo Leyendo, un plan de estudios de lectura en español y pedagogía didáctica basada en el Programa de Lectura PAF, fundamentado en la investigación y que incorpora prácticas explícitas y multisensoriales. El programa, desde su lanzamiento en Buenos Aires en 2016, ha sido implementado por más de 400 profesores en más de 80 colegios para atender a 10.000 estudiantes en Argentina. La Srta. Zavalía dejó su carrera de abogada para convertirse en empresaria social al ver la forma en que sus dos hijos con dislexia empezaron a prosperar luego de recibir enseñanza de lectura PAF en The Windward School. La Srta. Zavalía es miembro del Consejo Directivo de Windward y miembro del Haskins Global Literacy Hub. 

Su programa de lectura, Aprendo Leyendo, es para todos los niños que están empezando a leer, pero también es muy efectivo para enseñar a leer a niños con problemas de aprendizaje relacionados con el lenguaje. ¿Cómo se inició en el mundo de las dificultades para leer, como la dislexia? 
Cuando mi hijo de en medio estaba en primer grado, me di cuenta de que le costaba mucho leer y que no iba bien en el colegio. Leía la palabra "gato" y se esforzaba mucho por descifrarla, y luego volvía a empezar con la siguiente palabra. Como madre, tuve la sensación de que algo andaba mal al ver lo difícil que era para él leer. Un amigo me recomendó que lo llevara a ver a Alice Cohen, una tutora privada y profesora de The Windward School, y ella me instó a buscar un diagnóstico oficial de dislexia. 

Cuando su primer hijo se matriculó en Windward, usted participó enseguida en muchas de las clases de lectura, escritura y lenguaje impartidas por The Windward Institute (anteriormente, el Windward Teacher Training Institute). ¿Qué le motivó a participar en estos cursos y qué le aportaron estas experiencias? 
No tenía ni idea de que no a todos les resulta fácil leer. No recordaba que hubiera sido difícil leer para mí, y lo mismo le pasaba a mi hijo mayor. Pero el conocimiento es poder, y sentí que la única manera de tomar decisiones bien fundadas para mis hijos y de interceder por ellos era comprendiendo realmente a mis dos hijos con dificultades para leer. Simplemente quería entender la forma en que aprendían mis hijos y por qué la lectura les era difícil. Primero tomé la clase de escritura expositiva y eso me abrió los ojos. Fue la primera vez que descubrí que existe toda una ciencia detrás de la enseñanza eficaz de la escritura y una formación para profesores fundamentada en la investigación. Me quedé perpleja al ver que hay tantas pruebas que demuestran que este tipo de enseñanza es beneficiosa no sólo para los niños con problemas de aprendizaje, sino también para quienes no tienen mayores dificultades con la lectura, y que, sin embargo, la ciencia no llega a la mayoría de las aulas tradicionales. 

El conocimiento es poder, y sentí que la única manera de tomar decisiones bien fundadas para mis hijos y de interceder por ellos era comprendiendo realmente a mis dos hijos con dificultades para leer.

Su formación y su carrera hasta ahora eran las leyes, pero decidió redefinir su trayectoria profesional para dedicarse a promover la alfabetización de los niños con problemas para leer. ¿Puede contarnos qué fue lo que motivó este cambio para pasar de las leyes a la educación, y específicamente a la lectura?  
Gracias a los cursos del Windward Institute, descubrí que todos, y no sólo los niños con problemas de aprendizaje, necesitan una enseñanza de la lectura adecuada; pero que la mayoría de los niños no la reciben. Me sentí furiosa al ver que existía una solución clara: formar adecuadamente a los profesores para brindar una enseñanza fundamentada en la investigación, pero que no se implementaba universalmente. Me di cuenta de que la enseñanza basada en la evidencia de Windward era transformadora para mis hijos, y eso me hizo preguntarme: "¿Qué está pasando con todos los demás?". Cuando vi que todo el continente sudamericano seguía la enseñanza de lenguaje global, que no tiene fundamento en la investigación y es muy poco efectiva, y que los índices de lectura eran bajos en comparación con los de otros países del mundo, me indigné. Después de investigar la disponibilidad de programas de lectura basados en la evidencia en español para niños de habla hispana, no encontré nada. Estaba convencida de que al menos quería intentar llevar este tipo de enseñanza de la lectura al idioma español y a Sudamérica. 

Con esta pasión por crear un nuevo programa de lectura en español, ¿por dónde empezó? 
En la primavera de 2015, estaba tomando el curso de enseñanza de lectura multisensorial del Windward Institute. Me acerqué a Phyllis Bertin, instructora del curso y coautora del programa de lectura PAF, para preguntarle si quería crear un programa de alfabetización basado en PAF en español conmigo, y me dijo que sí. Fue muy divertido e interesante crear los materiales de nuestro programa, Aprendo Leyendo, conjuntamente con mi prima, Clara Zavalía, y cofundar la empresa Intelexia. Creamos un grupo de profesores en mi país natal, Argentina, encargados de hacer un proyecto piloto de todo lo que Phyllis y el equipo escribieron en tres colegios independientes que nos permitieron utilizar versiones preliminares de nuestros materiales. Hacíamos una videollamada todos los viernes con los profesores del proyecto piloto para que nos dieran retroalimentación, y Phyllis los capacitaba. Tardamos tres años en escribir el programa, hacer el proyecto piloto, mejorarlo y perfeccionarlo, y aprender sobre el sistema educativo antes de terminar Aprendo Leyendo a principios de 2018. 

En la actualidad, el programa Aprendo Leyendo se imparte en toda Argentina a más de 10.000 alumnos. Un informe de Haskins Laboratories señala que el 88% de los profesores que han recibido formación y han implementado el programa consideran que sus alumnos están aprendiendo a leer mejor que antes. Todo apunta a que el alcance y la efectividad del programa son indicadores evidentes de éxito. ¿Qué sigue para Intelexia? 
Estamos en esto para la maratón, y tenemos la esperanza de cambiar la mentalidad de los responsables de la formulación de políticas para que se adhieran a las políticas educativas probadas que realmente funcionan en el aula. También queremos expandirnos a todo el país de Argentina, pues actualmente sólo nos encontramos en 7 de las 20 provincias. Con el tiempo, queremos llegar a toda América Latina. 

Si reflexiona sobre el camino que ha recorrido, desde que era una madre enfrentado la dislexia de dos de sus hijos hasta su reciente discurso ante miles de responsables de la formulación de políticas y educadores internacionales como una líder de la alfabetización, ¿qué le enorgullece más hasta ahora en su papel de defensora de la alfabetización de los niños?  
En 2019, pasé mucho tiempo en Argentina y visité los colegios que utilizan nuestro programa. Poder observar a los niños trabajar con nuestros materiales y ver a los profesores prosperar me hizo sentir increíblemente feliz. Me sentí muy orgullosa de los profesores y de nuestro equipo. Lo que más me alegra es ver a Aprendo Leyendo en las aulas. 

¿Qué consejos les daría a los padres de niños con dislexia para que ellos también puedan participar en el desarrollo personal y el bienestar de sus hijos? 
Que simplemente aprendan. Que entiendan cómo aprenden sus hijos y se aseguren de defenderlos con firmeza. Sus hijos deben tener las mismas oportunidades de alcanzar su potencial que cualquier otro niño. Admiro profundamente a los profesores, y por eso creo que lo mejor en las relaciones entre padres y profesores es ser humilde y respetuoso, pero firme a la hora de apoyar a sus hijos. Ser un padre sobreprotector no funciona. También diría que es realmente importante incentivar las fortalezas de sus hijos y encontrar áreas en el colegio o fuera de él para que sus hijos se destaquen. Es frustrante cuando el colegio resulta difícil, así que buscar algo de lo que sus hijos se sientan orgullosos y en lo que puedan sentirse como auténticos estrellas aporta equilibrio. 

Que entiendan cómo aprenden sus hijos y se aseguren de defenderlos con firmeza.